21/7/2014

Tercer programa de 'Qué asco de verano'

Dani y Elena viajan a los años finales de los ochenta para pasar un verano entre el mundial de Naranjito, la movida madrileña o la bola de cristal.


17/7/2014

Dani volverá a Madrid

Os dejamos nuevas fechas...

Dani volverá al Teatro Cofidis Alcázar los meses de septiembre, octubre y noviembre.


Más concretamente los viernes 5 de septiembre, 31 de octubre y 28 de noviembre.
A las 23h. Ya tenéis a la venta las entradas en Entradas.com

13/7/2014

Segundo "Qué Asco de Verano"

Os dejamos con el segundo programa de "Qué Asco de Verano", que os recordamos que se emitirá los DOMINGOS en Cadena SER!


8/7/2014

"Mi mujer hace una labor social conmigo"


Simultanea radio y televisión y aún le da tiempo a sacar un libro. Hablamos con un cómico polifacético y nada políticamente correcto sobre la vida, la realidad y la ficción y cómo enfrentarse a ambas.

Con él nada es lo que parece, o mejor dicho, todo es lo que parece: puro y simple humor. Esa es su receta de enfrentarse al día a día y no morir en el intento. Con él hay que dejar volar la imaginación, desempolvar el sentido del humor y leer entre líneas, porque hila fino, aunque no da puntada sin hilo. Dani Mateo es uno de los protagonistas de la campaña de Peugeot #Gente208, en la que también participa su amiga Berta Collado. Nos colamos en la grabación de algunas de las secuencias y allí nos habló, en su pecular forma, de su trabajo, de esta acción, de cómo es la vida junto a su mujer, Elena Ballesteros, y de su primer libro, ‘La risa os hará libres’ (Ed.Planeta).

- Televisión, radio... y ahora imagen de una campaña de coches. ¿Qué hace un chico como tú en un anuncio como este?
- La verdad es que uno hace la publicidad por vocación, el dinero es un añadido. Uno lo hace por realizarse. Todo parte de mi amor por los coches. Digamos que toda mi carrera la he construido a partir de mi amor por el motor. Fallé un poco en lo de piloto… llegué pronto y se me adelantó Fernando Alonso. Lo hablé con él y le dije que el mundo del motor en España no está bastante desarrollado aún para dos superpilotos. Y entonces decidimos que yo me iba a dedicar más a la publicidad y él a las carreras.

- ¿Fuera de los circuitos, eres buen conductor?
- Soy pésimo. Soy malo, pero además de esos que no lo reconocen. Yo creo que son los demás los que se equivocan.

- ¿Cuánto tiempo hace que no coges el metro?
- La verdad es que hace un montón. Pero es que se está poniendo a unos precios imposibles, y como soy catalán… La verdad es que vivo lejos y si llegara me lo plantearía, pero vivo tan lejos que el primer tramo de mi ruta diaria lo hago en cigüeña.

- Tu amiga Berta Collado también participa en esta campaña. ¿Qué vamos a ver?
- Es una intriga, hay mucha tensión sexual. ¡Me río yo de ‘El príncipe’ con lo que vais a ver aquí! Ya estamos acordando con varias revistas que nos pillen así en un renuncio. Así en lo oscuro...

- Y tu mujer, Elena Ballesteros, ¿qué opina de todo esto?
- Elena entra al final de la trama, se convierte en un trío amoroso, y no puedo contar más, pero yo acabo muerto y ellas enrollándose.

- Pongámonos serios, ¿cómo es un día (real) en tu vida?
- Es que si cuento la realidad, es muy triste. Así que yo opto por inventármela. Casi siempre es mentira eso de que la realidad supera a la ficción. Suele ser así en lo trágico, pero al final la ficción acaba siendo mejor que la realidad. La realidad está sobrevalorada. Yo prefiero contarte que vengo a trabajar en cigüeña que lo del atasco, que eso ya lo sabe todo el mundo. Si te cuento lo que es una jornada laboral de 14 horas eso ya hay mucha gente que lo sabe, entonces yo me invento que me he cruzado con un gnomo. Creo que lo hago por salud mental. Utilizo el humor como terapia.

- Vamos, que no eres de los que cuelgan la nariz de payaso al llegar a casa…
- A mi mujer le llega un escombro. Mi mujer está haciendo una labor social conmigo. Se está ganando una parcelita en el cielo aguantándome cada día. Yo llego a casa a diario llorando como Charlie River.

- No seamos exagerados, que mal en el trabajo no lo pasas.
- No, en el trabajo no lo paso mal. Pero es que tiene que compensarse por algún lado. En casa soy puro drama. Estoy pensando hacerme gótico...

- ¿Wyoming no le ha visto el filón a esta nueva faceta tuya?
- Wyoming y yo nunca rodamos juntos. En realidad él lo hace todo desde casa. Es la parte que no se sabe. Wyoming está ya a otro nivel, y todo lo proyecta desde casa.

- Aprovecha que no está y cuéntanos algo malo de su jefe.
- Casi todo lo malo que se dice de Wyoming es cierto. Yo creo que por eso él mola tanto. En estos tiempos de máscaras, en el que la vida es una gran mascarada, a Wyoming le compras porque es como parece, con lo malo y con lo bueno. Es un tío que va de cara. Oséa que todos los defectos de Wyoming son verdad y eso le hace mejor. Qué te voy a decir yo... no soy objetivo.

- Si hasta ha escrito el prólogo de tu libro...
- Sí, si es un tío encantador.

- ¿La anécdota que refleja en el libro sobre el museo del ferrocarril es verdad?
- Eso es correcto. No me digas que no es de las mejores historias… No la revelemos, para que compren… ¿Qué tiene que ver Álvaro de Marichalar con Sadam Hussein? En este libro se responde.

- En él cuentas que una vez compraste un libro de autoayuda, que no hablas bien inglés... ¿qué más tienes que confesar?
- Este libro es en realidad un retrato de un ser perplejo y poco preparado ante un mundo cada vez más complejo que le supera. Por ahí nos podemos ver reflejados. He hecho un retrato del adulto de 30 años, del español medio, de esta época.

- Seamos sinceros, más que 30, de 30 y tantos…
- Sí, pero dejémoslo en 30,¿no te he dicho que la realidad está sobrevalorada? Si es que le hemos dado mucho poder a un mono. Nosotros no hemos evolucionado al mismo ritmo que Apple, seguimos siendo monos que nos hemos venido arriba. Todo eso puede ser un gran drama o una gran risa. Decía Chaplin que la vida es un gran drama en primer plano y una comedia en plano general. Yo creo que la mejor opción es mirarlo todo en plano general.

- ¿En qué momento hay hueco para ponerse a escribir esto?
- Es que esto no es un libro. Respeto demasiado la literatura como para ponerme a escribir una novela. No tengo ni el tiempo ni el talento suficiente para ponerme a ese nivel ahora mismo. ¿Qué es esto? Pues son un montón de ideas apuntadas que necesitaban más desarrollo y otras que no tenían cabida porque eran ideas absurdas y no sabía que hacer con ellas.

- Le dedicas el libro a Elena y a Jimena, porque dice que sin ellas no existirían las risas. ¿Quién hace más reír en casa?
- Elena es mil veces más graciosa que yo. Le he robado algún chiste, de hecho. Pero sobretodo es que ahí tienes la crítica real. Esa solo te la da la gente que te conoce de verdad. Elena y Jimena, que me conocen y como me paso el día haciendo el payaso, se han convertido en muy buenas críticas. Te dicen cuando estás alargando algo y cuando una broma no da más de sí, desaparecen y te dejan solo en la cocina. Estas cosas es bueno notarlas, porque te ayudan a crecer como profesional.

- ¿Qué es más fácil, reírse de los demás o de uno mismo?
- De los demás, sin duda. El que te diga lo contrario miente. De hecho, de ti mismo, te tienes que reír para poder reírte de los demás. Somos buenos y malos a partes iguales, pero disfrutamos más de las partes malas, el diseño está hecho así. Tú disfrutas de lo malo, y luego lo bueno, lo tienes también, pero tienes que esforzarte un poco más para potenciarlo.

- Vuestra boda fue una de las más tuiteadas de la historia. Al menos por parte del novio...
- He pasado por rehabilitación y ya me estoy quitando del pájaro. Yo creo que fui de los primeros en oír en España aquellos de «o el pájaro o yo» por parte de mi mujer. Empecé muy sin control y ahora me estoy moderando, digamos que ya soy un tuitero social, solo lo hago muy de vez en cuando.

- ¿Te entró el miedo a que te pasara algún día como a Bisbal con Egipto?
- Eso siempre está ahí, como una espada de Damócles. Siempre existe la tentación de hablar de Egipto, de opinar de Ucrania, pero es porque con los medios de comunicación y con las redes sociales, te parece que todo es tu barrio, que el mundo es tu barrio, y estás igual de autorizado a hablar de Villaverde Alto que de China occidental… y ¿qué sabes tú de China? ¿Cuándo has estado allí? ¿A cuantos chinos conoces? El problema es que te lías, te acabas viniendo arriba y acabas opinando de todo. Y todo eso, que a lo mejor es muy malo para el funcionamiento global y la geopolítica, es muy bueno para la comedia.

- También es bueno ser solidario. Hace poco te vimos disfrazado de payaso para la Fundación Teodora…
- Eso fue maravilloso. Y eso sí que es perspectiva, la comedia te da perspectiva de la vida, pero ir a un hospital a ver a unos chavales que están jugando con un payaso en situaciones que no puedes ni imaginar, eso sí que te hace poner los pies en el suelo de golpe. Yo le recomiendo a todo el mundo que conozca a esta gente que hace una labor maravillosa y que si pueden, cuando estén preocupados que pasen un ratito por la web de Fundación Teodora y saldrán sabiendo lo que es lo importante en la vida y lo importante que es reírse.

- ¿Y con tanto niño no se te despierta el instinto paternal?
- Sí, lo que pasa es que luego voy a un Chiquipark y se me quita.

- Instinto paternal no sé, pero siendo catalán y con una mujer madrileña lo que sí podrías tener es tu propia versión de ‘Ocho apellidos vascos’.
- Bueno, yo soy un catalán muy llevable y Elena una madrileña muy abierta. Somos un ejemplo de convivencia. Ojalá tomaran nota Artur Mas y Rajoy. Si se llevaran como Elena y yo... que tenemos nuestras discusiones, ojo, pero siempre las rematamos con un beso. Cuando yo vea a Artur Mas y a Rajoy darse un pico, y decir: ‘Déjate de tonterías, cari’, ahí, volveré a creer en política.

- ¿De quién fue la idea de ponerte semidesnudo en la portada del libro como si fueras ‘La libertad guiando al pueblo’?
- Es mía, y me he tenido que pegar con todo el mundo, porque me decían que no tenía cara de escritor. Y es que de eso se trata. No quiero engañar a la gente. Así, bizco y enseñando pezón, no parezco un escritor pero se acerca más a lo que soy en realidad. Pero no quiero que se enfade nadie. El título es irónico y no quiero que nadie piense que me río de la gente que lucha por cambiar las cosas. No. Yo digo que eso hay que hacerlo, pero sonriendo se hace mejor. En estos tiempos tan crispados creo que la sonrisa nos puede salvar de muchos problemas. Yo creo que tenemos que intentar reírnos y luego acabar haciendo lo que teníamos previsto, pero más tranquilos y con más sentido común. En esta época en la que los políticos no ponen sensatez, tenemos que empezar a ponerla los cómicos. A eso nos han arrastrado. A la sensatez. ¡Estarán contentos!

Mujerhoy.com

7/7/2014

Primer programa de 'Qué asco de verano'

Os dejamos el primer programa de 'Qué asco de verano', de la Cadena SER.
Nuevo programa de Dani Mateo y Elena Ballesteros, que viajan a otros veranos con una máquina del tiempo.




¡Disfrutadlo!
¡Feliz verano!

Entrar